No quiero ser las letras apagadas 
de tus versos lanzados al viento,
ni quien mora sólo en tus sueños

No quiero ser la musa sin nombre
de aquellos ayeres perdidos en el aire,
ni el sustento de un cuaderno sin hojas

No quiero ser la mano que guía tu pluma
en los sinsabores del día,
ni entre las sombras del amanecer

No quiero ser aquel mañana sin sol,
ni el ayer con dolor,
aparcado en el rincón del amor

No quiero ser ...

María Glez. Méndez

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.