Con el reflejo de la luna guardado en el iris de su alma se acurruco entre los brazos de Morfeo.
La sonrisa de sus ojos reflejaba bellos recuerdos de una noche mágica, y su corazón soñaba con el dulce deseo de muchas noches iguales
El calor de sus poros aún latía en la comisura de sus labios
Sus manos impregnadas de caricias compartidas veían como su vida volvía a brillar
Bajo el manto de la noche dejaba volar sus sueños ...
Quizá mañana se hagan realidad ...

...
Hoy sólo quiere seguir soñando ...
Si sólo es un sueño, por favor, no la despiertes jamás ...

...
Una luna, un sueño, ¿ una realidad ?

...
Maria Glez Méndez

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.