Cargas sobre tus espaldas la mochila de la vida
no miras dentro de tu alma lo que necesita

Trepas piedras,recorres millas,
aparcando los dolores
que brotan de tu corazón

Surcas las horas y los días
abandonando los sueños
de aquella niña
entre tinajas de recuerdos

Navegas entre sombras
que poco a poco se apoderan
de la sonrisa de tus ojos,
mientras tu voz clama
por un minuto de vida

Aparcas el grito,
suspiras un segundo,
tu alma se muere ...

Respiras profundo,
abres los ojos,
susurras un gemido,
desperezas tu sonrisa
y decides
luchar por un mañana.

Un mañana
sin sombras,
con sueños,
sin piedras,
con VIDA

María Glez. Méndez

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.