Quiso galopar,
cual corcel sin bridas
escondiendo su bozal
entre las arrugas de la vida
mancillada por los brotes de
un corazón sin alma

Quiso galopar
entre las ataduras
de un hoy, sin mirar atrás,
buscando una brizna de esperanza
entre nuevos mundos

Quiso galopar
buscando la libertad
que sus alas ansiaban,
que su alma necesitaba,
para volver a dibujar
sonrisas aparcadas,
para volver a pintar
soles en sus noches

Quiso galopar
y que en este viaje
el viento traspasara
el mundo de los sueños
para ser la realidad ansiada
por un corazón malherido

...
Quizá su viaje la lleve a su sueño, o quizá mañana la devuelva a la cruda realidad ... ¿?
...
Maria Glez Méndez

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.