Ella se levantó sigilosa, no entendía el porque la mañana llegó con rapidez, abrió la celosía porque oyó el sonar de alguien que interrumpía su descanso. miró el paisaje, vio la soledad que había sido su compañera de años, despertó el viento y el canto de las aves, salió al jardín y vio como sus flores habían sucumbido de cansancio. soltó una carcajada que invadió sus espacios,,,allí estaba él, vestido de colores pastel, sombrío porque venia empapado de los caminos, lo miró a los ojos y tendió su mano pálida de soledades, era él...su otoño de siempre.

Mariela Lugo

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.