Danzaré entre las cuerdas,
de aquella guitarra desafinada,
suspirando por la memoria perdida

Bailaré el vals de las plumas,
desgranadas entre amaneceres,
en la soledad de la primavera

Cantaré el adiós de sinfonías,
derramadas entre corazones
amortajados por sus silencios

Entonaré el " mea culpa ",
sin el saber de las noches
de insomnio,
entre baldosas vacías.

Rasgaré las sábanas
que suspiran tu nombre
en el frío de la noche

Romperé los lazos
que atan mi cordura
a la locura de tus días

Viviré,
el hoy sin mañana,
el sol sin esperanza,
la soledad en la penumbra,
el silencio en agonía

Simplemente
... moriré en vida

María Glez. Méndez

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.