Solo en mi

El tiempo cumplió su marcha
el pórtico de la vida se quebró
en el tañer de la campana gris.
La ausencia deshojó los libros,
las estelas se cubrieron de heno
las guirnaldas cantaron
a la inercia de las horas.
Solo en mí, quedó tu nombre
cual odre de vino oscuro
donde hoy bebe el destierro.
Tiempo y distancia de cántaros lánguidos
olorosos al ayer de las petunias,
frágil como la opacidad
que invadió tu mirada.
Solo en mí, quedó el verso
escrito en la página enlutada
de la libreta estriada
rasgada por la fisura
de un corazón yacente
que late acelerado
de persecución perpetua.
Solo en mí, quedó la aurora
construida de palmeras marrones
y cordeles multicolores.
Solo en mí, quedó el silencio
de los garzos que aun espero.
Solo en mí quedó el ensueño
de vivir años ligeros junto a ti.


Mariela Lugo

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.