Sé que santo nunca he sido, que siempre he vivido la vida al límite, intentando ser tan feliz como me sea posible, he amado tanto que el alma la tengo rota, he tratado, en medida de lo posible de hacer todo por el camino correcto, me he equivocado, y también estoy consciente que he lastimado a muchos a mi paso, sin la intención de hacerles daño y no hay noche que no pida perdón por ello.

Sé que no soy nadie especial, que el mundo gira, con mis lágrimas o con mis sonrisas, que mis problemas me atañen solamente a mi y que tengo que asumir las consecuencias de mis actos, nunca he sido cobarde en ese aspecto, pero estar tanto tiempo cuesta arriba, va terminando con las ganas de despertar cada mañana, va mancillando la necesidad de respirar, y el volver a empezar, se vuelve imposible.

Sé que llorar no es una solución, pero las lágrimas se van saliendo solas, es que ya he entregado mi resto, Dios, y creo que ya no me escuchas, no pido nada extraordinario, ni riquezas, ni un princesa a mi lado, sólo quiero a alguien que me ame como yo he amado, que pueda seguir contando con salud para trabajar y no ser una carga para nadie, tener un abrazo, una caricia, un beso ¿acaso no lo merezco?

Sé que la vida nos pone unas veces arriba y otras tantas abajo, pero este abismo y esta carga en mis espaldas la llevo de tantos años atrás, intentando siempre con el mayor optimismo y con mucha fe reiniciarme, pero ya no puedo más, Señor, pongo mi vida en tus manos porque ya no quiero despertar, la nostalgia en mi corazón es tan grande, el cansancio en mis piernas se hace tan fuerte, que ya no puedo estar en pie.

Sé que igualmente mañana amanecerá y volveré a las calles a buscar mi forma de vida, con la tristeza en mi mirada, con la espalda encorvada, con su nombre clavado en mi corazón, con la vejez entretejida en lo negro de mi cabellera, con la piel seca y esperando que el sol, este día si salga para mi, que tú Dios, me escuches y me des al menos una mínima razón para vivir, me siento muerto en vida, llévame a tu lado o dame algo de vida…

BR

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.