Regreso

El canto del gorrión silencia la noche moribunda,
el pregón de las guisiras guarda
sus lamentos en los viejos caminos,

Los pasos recogen sus mantos
para guarecerse en las penumbras.
Mañana se oirá de nuevo el berrinche del corral
en campo sublime de la gente.callada.

Un perro fiel,
apoya su cabeza en el estrato frío,
es guardián de la inmensidad de la siembra,
su fidelidad atraviesa los tranqueros
ceñidos con púas grises.

La mujer solitaria espera silente
que se cierre el jornal de la vida,
maruza y alpargatas atraviesan
los surcos húmedos.

El cansancio se abraza
con la fajina tatuada en la espalda
de la floración blanca del cañaveral.

El fogón apaga su lumbre
y en sus entrañas atesora la ceniza
oscura de cada día ....

Mariela Lugo

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.