Quise ser la sirena de tus mares
pero el océano me abandono
en la orilla marchita

Quise ver el cielo con tus ojos
pero las sombras de la madrugada
me devolvieron a la oscuridad

Quise alcanzar la luna, en el regazo de tu alma
pero mis alas se desplegaron
antes del ocaso

Quise ser el sueño de tu corazón
pero las fuerzas me abandonaron
antes de romper su coraza

Quise ver el sabor de tus besos
pero mis labios se sellaron
en la comisura de tu vida

Quise alcanzar el universo, en la palma de tu mano
pero se diluyeron
entre dedos sin calma

Quise ...
... ser
... ver
... alcanzar

imposibles !!

María Glez. Méndez.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.