Esperando el agua de la mañana
que alimente tus raíces,
sosegada calma
se desprende a tu alrededor

Ansiando el calor del sol
que germine tu alma
entre el bullicio de la aurora

Soñando con el fruto
de tu vientre
entre días y noches
se evapora el tiempo

Dibujando en colores
las sombras que soplas
sobre las piedras
de tus pies

Amamantando con tu sabia
el vergel de tu piel
hasta que el mañana
te vea desaparecer

Una semilla ayer,
una flor hoy,
un recuerdo mañana ...

María Glez. Méndez.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.