Contaré momentos

La estancia quedó vacía,
algún juguete imaginario ocupa el espacio del tiempo
las huellas diminutas quedaron sembradas en cada ladrillo
el eco persiste en devolver voces transparentes:
¡Bájate de ahí!
¡Come rápido que viene el coco!
¿Verdad viene el coco?
¡Quien dejó ese paño húmedo en el cuarto…?
Vengan acá ¿Por qué desaparecieron los dulces de la nevera?.
Fonemas azules crispados en las paredes del silencio
Suena algún timbre, abren alguna puerta, dejan algún mensaje.
- Mamá, no podré ir mi esposa tiene una cena de negocios,
tú sabes de esas cosas…
-Voy saliendo mamá si me arreglan el aire del carro iré.
No es seguro…no me esperes.
- Sabes mamá te traje el dinero,
no tengo tiempo de hacer compras,
a la noche no se si venga tengo un examen
y mi esposo está de viaje. ¡Que la pases bien!…
- Sabes mamá estoy de excursión,
pensaba ir pero está lloviendo
no pudimos regresar,
si cocinas algo sabroso te acuerdas de mi, Chao…
Las gotas salobres siguen su camino sinuoso,
cada grieta del rostro detiene su marcha rápida.
Buscaré tiempo en el pasado para acompañar esta fecha especial
iré al parque y un columpio naranja sacudirá mi risa.
Saltaré la cuerda en el patio grande
recogeré zapaticos blancos regados en la sala
le daré una a una cucharadas de sopa de apio
al osito viejo que duerme en el banco.
Compraré una gran piñata de payaso
le pondré ojos verdes a la muñeca de trapo
lustraré cada mocasín para ir al colegio
juntaré sus manos para orar a Dios
sonreiré de nuevo a leer cartitas de amor
temblaré de alegría en la poesía de la rosa roja
hojearé las hojas del álbum amarillo
alisaré el papel que envolvía el chocolate
revisaré las hojitas de las fórmulas
jugaré con los caracolitos de la caja azul que dejaron olvidada
colocaré en mi hombro los lacitos de la comunión
le cambiaré la cinta a la medalla universitaria
cantaré canciones de cuna y contaré historias legendarias
oiré la música fuerte que ensordecía mis oídos
compraré un oso de ojos redondos.
Contaré los momentos felices
serán más que los de mi soledad…

Mariela Lugo

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.