Amanece un nuevo día,
triste y gris se ve el cielo
En medio de su alma
se dibuja un reflejo de esperanza
Esa esperanza que sientes
entre las nubes del firmamento
Esa esperanza que anhelas
en el cuenco de tu alma

Reflejos de oro
se deslizan en el horizonte
que quieres atrapar
en el bolsillo de tu cama

Sortilegios de un amanecer
prendidos en los bucles de tus ojos

María Glez. Méndez

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.