Ya no necesito de tus besos usados,
De tus caricias envueltas en puños...
Recuerdo cuando no había cuándo, y el tiempo no era de nosotros…
Y al leernos éramos color rosa, y cualquier cartón era un castillo.
Me desato de ese amor enfermizo que me consumía
Y me libero el soy que era antes de ti,
Permito que me vuelva a reconocer mi ser,
Que me habite lo que dejaste inhabitable,
Y se consuma mi alma hasta serme nuevamente.
Abro tu jaula, tus cadenas oxidadas, y tu rostro lo distorsiono
Con mi rostro, me veo, me siento... y serme es olvidarte.
Te entierro con tus promesas de centavo,
Con tus palabras al viento, con tu aroma a burdel barato,
Y espero que te alcance la muerte viviendo,
Así como me moriste en vida, me resucito, me engendro,
Me nazco y te muero.
Beatriz Fonnegra.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.