Vagaré errante entre las calles adormecidas
de esa ciudad fantasma que se esconde bajo mis pies
Prendida mi mirada en el nuevo amanecer
que se difumina entre las sombras
de aquellas alamedas hoy despobladas,
cubiertas de árboles sin hojas, izando
sus ramas vacías en busca de sus hojas
desperdigadas entre los días
Acariciando la madrugada de esa nueva luz
que cobije el bullicio de las piedras,
entre despertares de voces
de gargantas apagadas
Sintiendo el gélido susurro
del aire que acaricia mis huesos
entumecidos en ese cuerpo
de lo que fue mi sombra

Sombras que acompañan
los pasos de mis manos cansadas,
de mis pies vacíos,
de sonrisas impronunciables,
de sentimientos ahogados,
de corazones caducos,
de voces a hurtadillas
sesgadas por la vida

Vida, hoy ya despegada
de un nuevo amanecer
sin sol,
sin luna,
sin luz,
sin calor,
sin color.

Sólo ...
¡¡ vida errante entre calles grises !!

María Glez. Méndez.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.