Si entre las tintineantes luces de aquel viejo paseo ves una estrella que se perdió, ve tras sus pasos para dirigirla hacia la galaxia de la que se desprendió, ayúdala en la búsqueda de su destino

Si ves una de las luces que parpadea, piensa que su haz quizá quiera brillar en otro lugar, sin barreras ni fronteras.

Si al amanecer ves que todas al unísono se apagan, es porque el Sol de un Nuevo Amanecer volverá a brillar ante sus ojos

Si una de ellas sigue brillando en el día, piensa que quizá no le llego el momento de encontrar su destino pero seguirá luchando por alcanzarlo antes del final…

Y las luces de la noche volverán a brillar en el reflejo de su iris…

María Glez. Méndez.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.