Para no extrañarte

Para no extrañarte
cuando tú me faltas,
te bebí por sorbos,
te guardé en mi alma.

Te besé en la frente,
sonreí en tu cuello 
y mientras me amabas,
deshilé tus cabellos.

Te llevo tan dentro, 
vas siempre conmigo,
mi barco, mi puerto,
mi luz y mi abrigo.

María Elena Astorquiza V.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.