No me ofrezcas la luna, el sol y las estrellas,
Víveme, y llena de tu nada mi todo,
No me hagas eterna sin creer en el más allá,
No me conviertas en tu excusa para vivir,
Soy muerte, soy agonía, pero nunca existencia…
Tendrás momentos en que odiarás amarme,
Hasta el punto de enterrarme sin morirme.
No me hagas responsable de tu felicidad,
Puedo ser temporal, puede que tu soledad se disfrace de mí,
Y tu cama vacía se acostumbre a mi sombra.
No, no soy pesimista, he amado cuerpos carentes de ser,
Y mi amor manifiesto, es solo tú salida.
Abrázame fuerte, tan fuerte como puedas
Y fúndeme en tu ser, en la piel que le sobra a tu alma,
No me llames por mi nombre, algún día lo olvidarás,
Dime amor… mi amor… ahora que sientes, ahora que te soy.
Ahora que mis sueños se enredan en tus ojos…
Hazme inmortal en tus manos,
Y desnúdame lentamente, hasta que no quede yo.
Beatriz Fonnegra.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.