No hace falta

No hace falta llegar hasta el altar para saber que cuento con la bendición de Dios ante este amor tan sublime que siento por ti, no necesito que un sacerdote extienda sus manos sobre nosotros para obtener el permiso del cielo de amarte hasta que la muerte no llegue y aún después, ni tampoco hace falta que un juez y firmas en papeles sin valor frente a los sentimientos para que obtengas para siempre mi respeto y mi devoción.

No hace falta gritar ante los hombres que te pertenezco tanto como la luna a la noche, la magia de tu amor se prende en mi mirada que emocionada ha aprendido a ver el mundo con otros colores, el milagro que has creado a mi, logra que mis pulmones cansados vuelvan a recuperar el oxígeno que necesito para seguir por este mundo, aún cuando los caminos parecen cerrarse, pensar en ti me va abriendo la vereda sin obstáculos.

No hace falta llorar a todas horas para que sepas que te extraño, basta ver el cansancio que se va entretejiendo entre mis cabellos y tatuándose en mi piel, pero aún con la piel desgarrada por el viento y el tiempo que se van anidando en mi existencia, seguiré hasta que la fuerza me falle buscando la manera de llegar hasta ti para que comprendas de una vez por todas, el gran amor que te tengo, aún cuando lo desprecies.

No hace falta que muera para agradecer a la vida el regalo maravilloso que me dio cuando te conocí, ni necesito besar más bocas para asegurar que solo tus labios son capaces de llevarme en un viaje más allá del tiempo y montarme en una estrella, tampoco es menester estar envuelta en más brazos para declarar bajo protesta de decir verdad que es en tu regazo que está mi hogar, y que no necesito nada más para ser feliz que tu presencia.

No hace falta que me quieras como yo te amo para que este amor sea eterno e inmortal, para que esté más allá del bien y el mal, basta lo que yo siento para inscribirnos en la historia de los amores que no se repiten, que pocos son capaces de sentir, que algunos más no entienden y que se experimenta únicamente cuando se dejan el alma y la piel desnudas de todo miedo y se muestra uno vulnerable ante el poder de un sentimiento tan grande.

BR

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.