Mientras la noche
se apodera de la ciudad,
mis pasos siguen sin rumbo

Mi alma clama descanso,
cual guerrero en el fin de la batalla
Mi corazón anhela sueños
desperdigados entre sus baldosas.
Mis manos, hoy vacías,
piden un suspiro de esperanza.

Mientras la noche
carcome mi vida,
expiro mi desaliento ...

Maria Glez Méndez

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.