Llorar, para evitar que mis ojos se inunden de ti,
Llorar, hasta que se limpie mi alma,
Y los recuerdos no te sean...
Hasta que tu dejo sane, y tu nombre no sea...
Llorar, hasta renacer de tus cenizas
Y llamarme nuevamente mi nombre...
Beatriz Fonnegra.


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.