En mi existen diferentes facetas, porque sé que las tengo y las asumo una a una y las saco día a día, una mas otras menos.
La Mamá protectora de sus hijas, si, esas hijas mías que tanto amo, que son mi bendición y mis ganas de seguir adelante. Acompañando en este gran aprendizaje de ser madre que con orgullo y amor voy cumpliendo.
También soy la disparatada que piensa todo o casi todo en doble sentido para arrancar risas y carcajadas. Que te preguntaras de donde sale todo ese compendio de sátiras. Amo reír, reírme de mi misma y hacer reír, porque una sonrisa dice más que mil palabras y sana el alma.
Y soy esa que por momentos es silencio, viajando a las profundidades de su psiquis y su alma para descubrir que hay dentro de ese mundo alucinante.
Soy la sensitiva, que le echa ganas a la vida a pesar de todas aquellas circunstancias que me pueden paralizar, dejándome distante y fría, hasta que encuentro la vuelta al sendero sintiendo la magia de estar viva.
Soy la compañera adecuada cuando hay que hacer silencio, dar un consejo, obviamente si me lo pides. El reflejo atinado para devolverte la sonrisa y que dejes atrás la preocupación.
Soy la que se saca los anillos, se arremanga los pantalones, se saca los tacones y mano a la obra en lo que hay que hacer.
Soy la que te disipa los fantasmas del pasado, de los errores y nostalgias viejas que quieren entrar nuevamente.
Soy la cómplice de sueños e ilusiones que arremete con fuerza y delicadeza.
Soy también el vestigio de lo doloroso que con lágrimas cura todo y vuelve a comenzar desde cero.
Soy la herida difusa de los años y situaciones complejas que acontecieron.
Soy el amor risueño, sensato, amable y fuerte que inculcaron mis padres.
Soy la huella en el cemento que queda por siempre marcada con mis miradas, mis palabras y mis caricias.
Soy la carcajada matutina y también la seriedad absoluta, mas la primera que la segunda.

Pero en realidad soy la mujer, con nombre y apellido que va aprendiendo a quererse, solventarse, aceptarse, amarse y vivir el día a día, pase lo que pase con el corazón.

Alma

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.