Aunque seamos viejos

Amor de mi vida, dime
que me querrás mañana
aunque seamos viejos
y nuestros ojos no brillen
como las estrellas de lejos.

Dime que tocarás mi rostro
con tus manos queridas
y con un beso en la frente
buscarás que despierte
cuando esté dormida.

Dime amor que aún así
me encontrarás bonita
aunque el tiempo indolente
haya dejado mi piel escrita
con sus historias de siempre.

Dime que querrás amarme
susurrando un te quiero
entre tus tibios suspiros
y envuelta en tus brazos,
me llevarás hasta el cielo.

María Elena Astorquiza V.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.