Usted, compañero.

Me gustas, pero no te amo...
Me gusta la libertad de sus pensamientos prohibidos,
Tus luchas impuestas y tomadas como propias.
El eres entre tantos somos, esa desnudes vestida de ti...
Me gusta esa sonrisa que esconde tus lágrimas.
Tus inciertos que te convierte en mí mejor acierto,
Esas espinas y el olor putrefacto de tus rosas.
Me gusta el mendigo que habita en ti,
Ese poeta sin letras, que no sabe de versos,
Ese compañero que sabe de batallas, de victorias y derrotas.
Me gusta lo que sientes por sentirme,
Ese afán de vivirme, ese deseo de morirme,
Tus caricias torpes, tus besos ansiosos,
El gemir de tus ojos... me gusta...
Usted compañero me gusta, pero no le amo,
Le dejo claro, que mis sentimientos no van más allá
De este deseo de serle, de esta pasión de tenerle,
De querer caminar a su lado, contemplar sus climas,
Mirar sus penumbras, y amarle en sus guerras...
Sí, usted solo me gusta...
¿Se imagina cuando yo le ame?
(Así como ahora, que solo me atrevo a decirle,
Que usted me gusta).


Beatriz Fonnegra.


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.